Vida Saludable

RANKING
0

Hidrátate con leche después del ejercicio

En condiciones normales, cada día llegan al intestino cerca de nueve litros de líquido. El agua (líquido) es importante para la célula porque proporciona el medio adecuado para que se lleven a cabo adecuadamente los procesos del organismo. Además, el agua juega un papel importante en la regulación de la temperatura corporal. Después del oxígeno, el agua es el nutrimento más urgente para el organismo.

La hidratación es un proceso importante ya que a través de los mismos alimentos y de los líquidos extra que tomamos en el día, se reponen las pérdidas y se logra un equilibrio adecuado para que el cuerpo funcione adecuadamente.

La recomendación de ingesta de agua es de 1 ml por cada caloría ingerida, de manera que una dieta de 2,000 kcals debe de incluir una ingesta de 2 litros de agua al día.

Si bien el agua debe de reponerse después de una pérdida importante como una diarrea, una fuerte sudoración o después de una actividad física intensa, deben reponerse también algunos electrolitos como sodio y potasio. Los alimentos que contienen sodio son la sal en sí misma y los alimentos industrializados (galletas saladas, cereales de caja, embutidos). Los alimentos ricos en potasio son el plátano, el mango, durazno, melón y el jitomate principalmente.

La leche es una excelente bebida para rehidratar ya que es una buena fuente de potasio, además de que su contenido de carbohidratos y proteínas ayuda a estabilizar los niveles de glucosa después del ejercicio. Su alto contenido de proteínas de alto valor biológico (contiene los 13 aminoácidos indispensables) ayuda a reponer las proteínas que se pierden durante el ejercicio y los carbohidratos propios de la leche ayudan a reponer la energía perdida al sudar y a restablecer

Escribenos un Comentario

0

COMENTARIOS

GRACIAS POR TUS COMENTARIOS

Hemos recibido tu comentario, en breve será revisado y publicado. X