Opinión del Experto

RANKING
3

Lic. Ruth Maqueda

Actividades Recreativas para la Familia

Lic. Ruth Maqueda

Durante los días de descanso gastamos mucho, y ahora tenemos que enfrentar diversos compromisos económicos. Y es que aunque algunas personas no hayan salido de viaje, tuvieron más gastos porque fueron al cine, comieron o cenaron en restaurantes, en fin, se dieron algunos lujos. Pero ahora nos enfrentamos a otra realidad; quienes tenemos hijos debemos pagar colegiatura, libros, útiles escolares, uniformes. Otros tienen que pagar la renta o la mensualidad de la casa, teléfono, luz, tarjetas de crédito, por ejemplo. De alguna u otra manera, todos tenemos que cumplir con los compromisos financieros y ello significa que tenemos que limitarnos en gastos.

En busca de diversión

Entramos de nuevo a la rutina, cuando llega el fin de semana queremos descansar y tener un momento de esparcimiento. Pero estamos limitados de presupuesto. Sin embargo, ¡no toda la diversión cuesta! Si bien necesitamos dinero para darnos ciertos gustos, no debemos caer en la trampa de que el dinero es indispensable para estar bien. Para muchos, los sábados o domingos son el espacio ideal para reunirse o divertirse. De ahí la importancia de buscar nuevas formas de convivir con la familia sin salir de casa. Hay diversas actividades que podemos realizar, lo importante es ser creativos y no encasillarnos en los pasatiempos de siempre.

El cine club o cine debate, excelente opción

¿De qué se trata? Elige junto con tu familia alguna película que aborde un tema de interés para todos, a veces es difícil ponerse de acuerdo, sin embargo, pueden negociar. Recordemos que las películas generan emociones, nos identificamos con determinados personajes según nuestra historia de vida, personalidad, estado de ánimo. Atrévete a ver historias diferentes, que te aporten algo, que te hagan reír, emocionarte; se trata de ser flexibles, “estirar la mente”, disfrutar de un buen guión; aprende a apreciar la fotografía, a detectar la intención del director, qué quiso transmitirnos.

Al final de la película platiquen lo que piensan sobre la cinta; te darás cuenta que cada miembro de la familia percibe la historia de manera diferente, tal coincidan en algo, pero recuerda que de acuerdo a cada mirada, es un mundo. De ahí la importancia de intercambiar opiniones. Así, además de convivir, el debate te permite conocer más a fondo a cada uno de tus familiares. De manera indirecta te percatas de su forma de ver la vida, e incluso de su estado anímico.

Hay gran variedad de películas por disfrutar; te sugiero La Vida es Bella (1997), dirigida y protagonizada por Roberto Benigni. El tema central es la actitud. El protagonista se encuentra en el campo de concentración, y en lugar de deprimirse, busca la forma de enfrentar la adversidad, incluso con humor. Sabe que no tiene otra alternativa, por ello crea estrategias para enfrentar de manera positiva esta situación adversa.

Otra cinta recomendable es Cadena de Favores (2000), basada en la novela homónima de Catherine Ryan Hyde, cuyo tema central es la importancia de los gestos solidarios. Tal vez no recibamos agradecimiento directo de alguien a quien ayudemos, pero habrá otra persona que nos eche la mano cuando lo necesitemos.

Y así como estas películas puedes encontrar una gran variedad para disfrutar con la familia o los amigos.

La magia de las letras

Los libros también son un medio para acercarnos y convivir en familia. Resulta enriquecedor llevar a cabo un Círculo de Lectura; entre todos seleccionen una obra que aborde una temática con la que se identifiquen o les genere inquietud. O simplemente propongan a algún escritor que no hayan leído. Un título que puede resultar interesante es Cómo yo te he querido, novela histórica escrita por Erma Cárdenas, cuyo tema central es la lealtad. El alquimista es un libro publicado por el escritor brasileño Paulo Coelho; aborda el tema de los sueños y los medios que utilizamos para alcanzarlos.

Al finalizar la lectura discutan lo que piensan sobre el libro. Incluso pueden criticar al autor, defender su postura sobre determinados temas, y abrirse a conocer las opiniones de los demás. Cuestiona a tu papá, a tu hijo o a tu hermano sobre sus puntos de vista e ideas, claro, todo en un ambiente cordial y de respeto. Tal vez se genere polémica, pero se vale, al final se trata de un ejercicio, de un juego en el que ¡todos ganan! Con este tipo de debates, aprendemos a ser más tolerantes, escuchar al otro, respetar las diferentes formas de mirar el mundo y saber cómo expresar y defender lo que pensamos.

El placer de preparar platillos

La cocina es un espacio ideal para convivir en familia. Cocinar en un ambiente tranquilo, armónico, sin presiones. No gana el que haga los platillos en el menor tiempo. Se trata de aprender a disfrutar todo el proceso. Disfruta cada ingrediente, reconoce su aroma, su sabor.

Por ello debes de crear una atmósfera adecuada durante la preparación de los alimentos, por ejemplo, poner música suave o alegre. Y mientras cortan, sazonan o calientan los alimentos pueden platicar, recordar anécdotas o hacer bromas. El objetivo es pasarla bien.

Día de campo

Si el espacio te lo permite, puedes organizar un día de campo, en la cochera, en tu jardín, incluso lo pueden simular en la propia sala, pongan una mesa de centro, almohadas alrededor de ella y prepara comida sencilla pero rica. Se trata de transformar un día simple en uno diferente. Hazlo divertido y sobre todo platica con tu familia, cuéntales lo que te pasó en la semana, pregúntales cómo les fue. Y tal vez ya terminando de comer, te animes a practicar algún juego con tus hijos en el que se involucre el cuerpo –caminata, basquetbol, voleibol, bicicleta- con ello estarás desarrollando la psicomotricidad gruesa de los pequeños, el sano ganar-perder, sin que afecte su autoestima. Con la actividad física les puedes enseñar que no pasa nada si no ganan. Aprenderán que si bien es importante luchar para alcanzar la meta y ganar, ello no debe convertirse en una obsesión.

Como vimos, hay muchas formas de pasársela bien en familia, tan sólo crea, desarrolla tu imaginación, y te darás cuenta que lo que hagas con tus seres queridos trae beneficios en el aspecto emocional. Los momentos de sana diversión logran crear o fortalecer vínculos. Se aprende a ser más tolerante, a comprender la postura del otro. Cuando veas una película en casa, leas un libro, cocines o hagas un día de campo, te darás cuenta que no se necesita mucho dinero para pasarla bien.

Tampoco necesitas estar cada fin en los centros comerciales o en lugares públicos para divertirte. Hay pequeñas actividades como las que vimos que te permitirán estrechar lazos afectivos con tus seres queridos e incluso valorar el espacio en el que habitas.

Opinión del Experto

Escribenos un Comentario

0

COMENTARIOS

GRACIAS POR TUS COMENTARIOS

Hemos recibido tu comentario, en breve será revisado y publicado. X