Opinión del Experto

RANKING
3

Lic. Valeria Rubio Márquez

Convierte los trayectos diarios en ayuda para tu alimentación

Lic. Valeria Rubio Márquez

El trayecto de tu casa al trabajo y del trabajo a tu casa puede ser tu mejor amigo o tu peor enemigo.

Yo como nutrióloga siempre hago una recomendación importante a mis pacientes para evitar comer de más: ¡Gánale al hambre!

Así como los coches traen un indicador que se pone en rojo cuando que da poca gasolina, el hambre es la señal que nos da el organismo de que necesita combustible. Si dejamos pasar esa señal, puede ser que el organismo se adapte y el hambre se calme por unos momentos, pero el problema será que cuando lleguemos al momento de la comida, la necesidad de satisfacer el hambre será ya, de manera irracional.

Imagina que vas en tu medio de transporte de casa al trabajo o del trabajo a casa y comienzas a sentir hambre. Lo sientes en el estómago, quizá tus manos tiemblen un poco, te pones de mal humor y hasta te duele la cabeza. Llegas a tu destino, te estacionas, saludas a las personas que se encuentran ahí, quizá comiences con algo de trabajo o a ver la TV y para cuando llega la hora de la comida o la cena, realmente el comer se ha convertido en una necesidad instintiva por lo que ya no piensas en si la comida es sana o no, equilibrada o no, excesiva o no. Comes por hambre!!!

Esos síntomas tan desagradables del hambre son en gran medida porque tu cuerpo está sufriendo una baja terrible de azúcar y esta baja de glucosa (hipoglucemia) se puede evitar si en el trayecto al trabajo o a casa llevas algún refrigerio, de manera que la glucosa se mantendrá en niveles más estables y te dará tiempo de llegar a tu lugar de destino y comer de manera más racional en la comida siguiente: empezar por un plato de verduras, luego una buena porción de proteína (queso, jamón, pescado, carne) y dejar al final el carbohidrato (arroz, tortilla, pasta).

Algunas opciones de refrigerios sencillos son, un yoghurt con fruta, semillas como nueces, almendras o cacahuates, alguna barra con pocas calorías, un puñito de cereal o una manzana.

Haz la prueba! Así, si te toca tráfico, tu puedes estar más tranquilo y hasta de mejor humor. Intenta llevarte algún refrigerio en el transporte y verás como puedes hacer de este trayecto, tu mejor amigo…. ¡Gánale al hambre!

Escribenos un Comentario

0

COMENTARIOS

GRACIAS POR TUS COMENTARIOS

Hemos recibido tu comentario, en breve será revisado y publicado. X